Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

                         “Dale a un hombre salud y un rumbo a seguir, y nunca molestará sobre si es feliz o no.”  G. Bernard

Recursos humanos y humanos con recursos. 

La gestión de los recursos humanos es actualmente un tema ampliamente discutido y poco clarificado al mismo tiempo, debido a la complejidad de los aspectos que podrían afectar su funcionamiento, y su implicación en la motivación para tener éxito, es uno de los principales puntos oscuros en la actualidad.

Intentare reducir la niebla que ahoga este tratamiento a través del ejemplo de un gran líder, que hizo historia gracias a su capacidad para gestionar las personas bajo su mando.

Un ejemplo de gestión estratégica de los recursos humanos:

En el siglo IV a C., Alejandro Magno conquista una ciudad tras otra, de provincias en provincias, estados enteros desde Macedonia hasta el norte de la India. Sus victorias en el campo de batalla son a menudo el resultado de estratagemas comunicativas que inducen el oponente a una rendición soberana para evitar el derramamiento de sangre innecesario. Cumpliendo con su "visión de futuro" de un mundo globalizado, todos sus éxitos militares son acompañadas por la difusión de la cultura griega, no como una imposición, sino como integración de la tradición de los pueblos conquistados. Gracias a sus éxitos y sus habilidades de liderazgo, Alejandro es considerado uno de los más grandes conquistadores y estrategas de la historia de la humanidad.

¿Cuál es el secreto de este éxito universalmente reconocido?

Las historias sobre su biografía narran que antes de cada batalla, solía organizar rituales para propiciar la victoria, a la que todos debían participar, los generales, los soldados, hasta el abanderado, y que después de cada éxito celebra con cada uno los miembros de su ejército con gran ceremonia y fiesta. Al hacerlo, hacia hincapié en la importancia del papel de cada persona en el logro de todo el grupo de la victoria. Como resultado, todo el mundo lo quería, creía en sus objetivos, lo consideraba un ejemplo. Todo aspiraba a ser Alejandro, por la persona que demostraba que era, no por su papel como comandante.

Alejandro Magno es uno de los ejemplos más extraordinarios para describir la importancia de la motivación en la gestión de los recursos humanos hacia la consecución de un objetivo.

¿Pero, para los seres humanos, que significa motivarse?

La motivación es el conjunto de factores que hacen actuar a una persona a tomar una acción específica o a luchar para alcanzar un objetivo determinado. Por tanto, podemos afirmar que cualquier acto realizado sin motivación esta irremediablemente destinado a fracasar.

Examinando la motivación desde un punto de vista biológico, es fácil de entender lo importante que es, proyectándose a la satisfacción de las necesidades primarias como el hambre, la sed, etc. Esto nos lleva a explicar por qué en los casos en que, inevitablemente, hay que cumplir, la motivación llega a niveles por encima de la norma.

De hecho, tomando nota de este funcionamiento de la mente humana, a menudo en campañas publicitarias, se crea por primera vez la necesidad de un producto construido para la satisfacción de una necesidad secundaria, como primaria.

Si esto es cierto en la vida cotidiana de cada individuo, aún más la motivación es la piedra angular del éxito de una empresa, ya que la empresa está formada por personas, cada una de las cuales se centra en alcanzar su propio objetivo y, en consecuencia, empujando desde su propia motivación.

Por definición, un equipo es un grupo de personas que se unen con un propósito común, trabajando juntos para hacer posible la consecución de un objetivo. Para conseguir este objetivo es necesario para todos a creer en esta meta, y luego, tener la motivación para activar los recursos útiles para este propósito. Para hacer esta activación inevitable, y entonces, para asegurarse de que todo el mundo está motivado para participar en la misma dirección, el líder de una empresa debe ser capaz de identificar y asignar el papel más adecuado para cada persona y debe poder demostrar la gran importancia que todos los papeles tienen para alcanzar el éxito final.

Para que sea más claro, si cada empleado, desde el gestor de almacenes hasta el director general, pueda sentir que el trabajo que realiza tiene una función real y concreta en el crecimiento de la empresa, se prestara a sacrificarse para la compañía de manera mayor. Todo el mundo debe tener delegadas las tareas específicas de sus funciones, con plazos que se deben cumplir y que deberán controlarse en los diferentes pasos del proceso por su superior directo, que a su vez responderá al resto de la estructura jerárquica.

En conclusión, tal como demuestra Alejandro Magno, una gestión efectiva de los recursos humanos y el consiguiente éxito de un proyecto, en cualquier área, se puede construir a través de un proceso de "construcción de equipo" en el que es esencial destacar la importancia de cada uno como un solo miembro, la motivación para alcanzar el objetivo es sólo un vínculo de la cadena, del que, sin embargo, el resto de la cadena no puede ignorar.

El modelo de Problem Solving, para la resolución de problemas estratégicos representa uno de los modelos de intervención más efectivos en el entorno empresarial, centrándose en la consecución de los objetivos fijados, a través de estrategias construidas única y exclusivamente sobre las características del problema al que se enfrenta, en vez de una teoría preestablecida. Este modelo acompaña a la persona o empresa para resolver los problemas en primer lugar y, finalmente, transformar los límites en recursos. Este cambio se basa en una buena gestión de los recursos humanos, convirtiéndolos en humanos con recursos, dando lugar a un crecimiento individual de las personas, que a su vez conduce al desarrollo global de la empresa.